Omar Pernet

En algún otro momento hablaremos de la política exterior española y de si la posición respecto a la dictadura cubana ha sido efectiva o no. Hoy debo tratar, sin embargo, de una historia que tiene algo que ver con todo ello, pero, que lo trasciende y que debería hundir al gobierno español en la más gran de las vergüenzas: la historia de Omar Pernet.

Omar, cubano, 63 años, ferviente cristiano, negro para más referencia, es un hombre que tiene una voz débil. No precisa tenerla fuerte para que, cuando habla, los auditorios enmudezcan. Puede explicar como en el año 1974, cerca de la playa, con unos amigos, hablaron de la posibilidad de robar una barca para huir de Cuba y como, sin tan solo haber procurado el intento, fueron delatados y encarcelados. Fue su primera condena: ocho años de cárcel. Cuenta también como, al salir, se dedicó a poner pancartas contra Fidel Castro en estaciones de trenes, puentes, calles y plazas hasta que, en 1992, fue detenido y encarcelado de nuevo.

Omar conoce bien las prisiones cubanas. No en vano, han sido su casa durante más de veinte años. Cuando habla de ellas, de sus condiciones higiénicas y materiales, de alimentación que se dispensa a los presos, de sus huelgas de hambre a favor de las mínimas condiciones de dignidad, queda claro que son lo más parecido al Infierno de Dante. Pernet, sin embargo, no quería salir de la cárcel, sin la amnistía general que debe producirse cuando llegue la democracia. Des de 2003 cumplía su condena de 25 años por “colaborar con el enemigo”, junto al resto de los demócratas de la llamada “Primavera Negra”, el proceso que encarceló a los más destacados periodistas, bibliotecarios, y líderes opositores a la dictadura. No quería salir de la cárcel a pesar del accidente de tráfico que, en un traslado penitenciario, estuvo a punto de quitarle la vida, pero sí le dejo en una silla de ruedas.

Omar Pernet estaba resignado a cumplir –dignamente- su condena. La presión internacional hizo, sin embargo, que el 17 de febrero del 2008 el gobierno cubano lo liberara, entregándolo al gobierno español, no sé si por la presión de de las Cortes españolas o si por compensar el favor a la política de diálogo de Zapatero. Omar, en cualquier caso, salio de la prisión, fue trasladado al Aeropuerto José Martí y, con el avión presidencial español, voló hasta Torrejón de Ardoz.  

Desde aquel día, él y otros tres presos cubanos están en España. En su miopía, los Castro debieron pensar que daban un premio a Zapatero. Para el gobierno español, los cuatro han sido, sin embargo, más bien una molestia. Pernet, Ramón Castillo, Alejandro González Raga y Pedro Pablo Álvarez han tenido graves dificultades para legalizar su situación en España. Durante meses se les negó su condición de asilados políticos, en un limbo jurídico en el que no sabían si eran inmigrantes legales o ilegales, si tenían o no derecho a residencia, pero en el que contaban con poco más que su pasaporte cubano. Lo más grave sin embargo ha sido que, a pesar de su incapacidad legal para trabajar, se les han escatimado las más mínimas condiciones de vida. Así, con dificultades para pagar el alojamiento y la manutención, han visto como en España perdían una dignidad que no les había quitado ni la cárcel cubana.

La cosa ha llegado a un nivel tal de desidia por parte del gobierno español que Omar Pernet nos ha pedido auxilio. Afirma no querer vivir ni de la caridad, ni debiendo el alquiler durante meses. Dice no haber pedido a España que le sacara de la cárcel. Y digo yo que no se puede abandonar a su suerte a un anciano, sólo e inválido. Omar amenaza con plantarse con su silla de ruedas frente a la Moncloa. Espero no tendrá que llegar a este extremo para llamar la atención, ya no política, sino a la “conciencia social” y humana de este gobierno. Y es que Omar Pernet no solo debería tener la ayuda de un gobierno demócrata. Omar Pernet debería merecer el respeto y el homenaje de cualquier persona que se tenga por decente.

Carles Llorens

Secretario de Relaciones Internacionales de Convergencia

Autor de “Disidentes de Cuba”. Deria, 2008.

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s