Zoé Valdés a Tribuna Barcelona

15/4/2008 Edición Impresa TRIBUNA BARCELONA, FORO DE OPINIÓN DE EL PERIÓDICO

Zoé Valdés no salva nada del castrismo

  1. La escritora cubana asegura que Fidel Castro fue una creación de EEUU para acabar con ‘el negrito’ Batista
GUILLERMO MOLINER
Zoe Valdés, en el centro, habla con algunos asistentes, antes del inicio de la conferencia. Foto: GUILLERMO MOLINER
M. RADIGALES / LL. SALELLAS
BARCELONA

“No salvo absolutamente nada de la mal llamada Revolución cubana”. Así de contundente fue la escritora Zoé Valdés, uno de los baluartes de la disidencia en el exilio, durante su intervención en Tribuna Barcelona, el foro de opinión de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, donde disertó sobre La Cuba futura: una propuesta o un interrogante.
En un tono apasionado, la escritora cubana más popular del momento dejó claro de entrada que no espera nada de las medidas aperturistas de Raúl Castro, a quien describió como “uno de los militares más represores, designado por el dictador para dar continuidad a este engendro”. Para Valdés, la venta de ollas a presión o de teléfonos móviles (por primera vez permitida a los cubanos) son medidas que “provocan risa”. “¿Suponen la antesala de un futuro mejor en Cuba?”, se preguntó para responder: “Absolutamente, no”.
Se hizo a sí misma otras preguntas para responder igualmente de forma tajante: “¿Por qué no se rebelan los cubanos? Por miedo”. “¿Qué ocurrirá cuando se anuncie la muerte de Fidel Castro? No me atrevo a hacer buenos augurios”.

EL ‘MEIN KAMPF’
El castrismo está basado “en un modelo de poder piramidal calcado del modelo soviético”, en el que la sucesión estaba perfectamente preparada y para el que “se estudiaron modelos comunistas, pero también el modelo fascista de Hitler”, subrayó Zoé Valdés, quien más adelante, en respuesta a la intervención de uno de los asistentes, aseguró que “uno de los libros de cabecera de Fidel Castro era el Mein Kampf de Adolf Hitler”.
La escritora señaló que Fidel Castro “no deja más que un legado cargado de errores; un legado espantoso e inseguro”, pero el exmandatario ha sido “un gran experto en márketing” que vendió la guerra de guerrillas “y el mundo se la compró”. Para Valdés la “mal llamada Revolución cubana, está basada en una mentira” porque durante el régimen de Fulgencio Batista “Cuba ni era el país más pobre, ni el más corrupto”. También en réplica a una intervención, afirmó que las dictaduras de Batista y Castro no son comparables “porque la primera duró dos años y la segunda lleva ya 49”. Más sorprendente resultó la afirmación de que “Castro fue la solución que tuvo EEUU para quitarse a Batista del poder porque era el negrito de los cubanos y empezaba a hacer negocios que no interesaban a EEUU”.
El diagnóstico que Zoe Valdés hace de Raúl Castro no es mejor que el que dedica a su hermano Fidel: “El lenguaje raúlista impone su maquillaje; solo sabe manipular en la sombra y hacer chistes. Él ha entregado el poder a los militares. Está lejos de ser un mago, pero aún más lejos de ser un demócrata”. Su decisión de permitir a los cubanos el acceso a los hoteles “es una de las peores bromas del cuento: tarifas máximas aplicadas a los cubanos que, por supuesto ganan una miseria”, afirmó.
La escritora recordó que en Cuba hay 242 presos políticos y subrayó que “sin un diálogo serio con EEUU y Europa no habrá futuro”. Y aquí advirtió contra la tentación de que, en este diálogo –que “para los disidentes es una propuesta, y para los castristas un interrogante”–, se quiera “poner por delante solo soluciones económicas, cuando por delante deberían ir los derechos humanos y la liberación de los presos”.

LA JUSTICIA INTERNACIONAL
Valdés afirmó que “algunos dirigentes cubanos tendrán que ser juzgados por tribunales penales internacionales” y esbozó un llamamiento a la reconciliación cuando señaló: “Con odios, no podremos seguir adelante, pero tampoco se puede olvidar”. “Dejemos –concluyó– que Cuba sea un país libre; yo pediría incluso que fuera un país corriente”.

15/4/2008 TRIBUNA BARCELONA, FORO DE OPINIÓN DE EL PERIÓDICO

Llorens advierte de que “no se puede contemporizar con Cuba”

EL PERIÓDICO

La intervención de Zoé Valdés suscitó reacciones encontradas, cuando no hostiles, en algunos de los asistentes, que se manifestaron en las preguntas. Por eso, Carles Llorens, responsable de Exteriores de CDC y autor del libro Dissidents: les veus que Castro no ha pogut silenciar –encargado de la presentación de la conferenciante– advirtió al final, en tono airado, de que “no se puede contemporizar con lo que está pasando en Cuba”. “Es una dictadura fascista. Que la sociedad catalana lo vea claro de una puñetera vez”.

El Periódico, 15 d’abril de 2008

Presentació Zoé Valdés

A través d’aquest link podeu llegir l’article que Arturo San Agustín va publicar a El Periódico.

Deixa un comentari

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s